El árbol de los problemas

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo.

Su cortadora eléctrica se dañó y lo hizo perder una hora de trabajo y ahora su antiguo camión se negaba a arrancar. Mientras le llevaba a su casa, se sentó en silencio. Cuando llegamos, me invitó a conocer a su familia.

Mientras nos dirigíamos a la puerta de su casa, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos. Cuando se abrió la puerta, el rostro de aquel hombre se transformó, sonrió, abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. Luego me acompañó hasta el coche.

Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunte por lo que lo había hecho un rato antes. “Oh, ese es mi árbol de problemas”, contestó. “Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos.

Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego, a la mañana siguiente, los recojo otra vez.
Lo bueno es -concluyó sonriendo- que cuando salgo por la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior”.

11 pensamientos en “El árbol de los problemas”

  1. Claro de verdad es un exelente exemplo, que debemos seguir.
    Gracias Jehová por ser nuestro àrbol en estos dias.

  2. Buena forma de dejar los problemas a un lado y descansar ya que al dia siguiente hay oportunidad de sacar adelante los pendientes del dia anterior, a veces no es tan facil porque los problemas son enredosos como una madeja de hilos que esta regada por todo el suelo, pero hay que tener buen juicio y hacer lo que se pueda y esperar que las cosas se mejoren, claro sin Jehova las cargas son mas pesadas.

  3. que hermoso ejemplo.aveces es dificil pero no imposible .gracias por mostrarnos que con la ayuda de jah todo sigue siendo posible.

  4. Cuando llegues a casa cansado
    ¨Arroja tu carga sobre Jehová mismo
    y èl mismo te sustentará¨
    Jehová es nuestro árbol y nos da fuerza de dia para aguantar
    y después paz para descansar y disfrutar en familia.

  5. Buen ejemplo: Yo recuerdo que cuando era la época de la grabadora y los cassets les decía a mis compañeros que cuando llegaba a mi casa me cambiaba el cassets porque mi esposa no tenia la culpa del estrés que a veces causa el trabajo. Paso el tiempo salio el CD, y ahora les decía que cuando llegaba con la familia me cambiaba el CD, en la actualidad estoy desempleado pero sirvo a Jehova como precursor auxiliar. Saludos.

  6. Buen ejemplo que imitar, para todos los que llegamos a casa despues de una larga jornada laboral… Muchisimas gracias…!

Los comentarios están cerrados.