Óptica “El Reino de Dios”

Agradecemos al hermano Agustin el que nos envíe esta aportación tan interesante:

Óptica “El Reino de Dios”

Le ofrecemos un amplio surtido de gafas. A continuación le mostramos algunos de nuestros modelos:

Modelo “Paraíso”: este modelo es realmente milagroso. Consigue que los ciegos recobren totalmente la vista. El pedido le tardará un poco en llegar pero merece la pena la espera.

Modelo “Ojo sencillo”: ayuda a enfocar la vista permitiéndole ver los asuntos espirituales con mayor claridad.

Modelo “Humildad mental”: este modelo emplea lentes bifocales. Con él verá los defectos de los demás cada vez más pequeños y sus virtudes cada vez más grandes.

Modelo “Ojos de la fe”: también usa lentes bifocales. Con él verá los obstáculos cada vez más pequeños y las oportunidades cada vez más grandes.

Modelo “Dejen de juzgar”: con él podrá ver la viga en su propio ojo permitiéndole ampliar su campo de visión.

Modelo “Perspicacia”: utiliza lentes de largo alcance. Podrá ver más allá de lo que aparentan las cosas. Se usa mucho para resolver malentendidos.

Modelo “Últimos días”: podrá ver los acontecimientos mundiales con más claridad y el cumplimiento de las profecías bíblicas con mayor nitidez.

Modelo “Jesucristo”: este modelo le permitirá a usted ver una gran luz y dejará de andar en oscuridad.

Modelo “Jehová”: cuando se vea inútil e indigno pruébese este modelo. Se verá tal y como lo ve su amoroso Creador.

Los modelos expuestos están subvencionados por el Gobierno Celestial y están al alcance de todas aquellas personas que tengan problemas visuales. Puede pedir en oración el modelo que mejor se adapte a sus necesidades.

Los siguientes modelos han sido eliminados de nuestro catálogo por no cumplir con las altas exigencias de calidad que caracterizan a nuestros productos:

Modelo “Ojo envidioso”: este modelo, a pesar de tener mucha aceptación en todo el mundo, lo tenemos descatalogado porque distorsiona mucho la visión espiritual.

Modelo “Ojo por ojo”: también muy apreciado en todo el mundo. De igual manera que el anterior también lo tenemos descatalogado porque dificulta la visión binocular. Lo hemos sustituido por el modelo “Vuelve la otra mejilla”.

Modelo “Ojos altaneros”: como mirar a los demás por encima del hombro no tiene ningún provecho hemos desechado este modelo por considerarlo poco práctico.

Modelo “Ojos codiciosos”: modelo muy usado en el ámbito comercial y financiero. Centra demasiado la retina en las cosas que se ven en vez de centrarla en las cosas que no se ven. Por este motivo también hemos decidido descatalogarlo.

Modelo “Mirada errante”: amplía enormemente el campo visual pero no distingue entre el color blanco y el negro. A los usuarios de este modelo les parece que todo lo que ven es aceptable.

Modelo “Ojos saltones”: deforma con mucha facilidad el campo visual creando todo tipo de dudas en el usuario. Éste comienza a saltar de opinión en opinión y nunca llega a un conocimiento exacto de la verdad.

Modelo “Apóstata”: deforma tanto el campo visual que se ve todo al revés. Donde antes se veían buenos motivos ahora se ven malévolas intenciones. Lo que antes se veía objetable ahora se ve digno de aceptación. Donde hay luz se ve oscuridad y donde hay oscuridad se ve luz. Ni sabemos qué tipo de lentes usa este modelo ni nos importa.

10 thoughts on “Óptica “El Reino de Dios””

  1. Gracias a Jehová por haber hecho al hombre con tantas cualidades gracias muy bueno usar ese tipo de lentes espiritualed

  2. Óptica del reino de Dios me pareció fabuloso. Nos ayuda a examinarnos para ver qué modelo usamos y si tenemos que cambiar por el bien de nuestra espiritualidad. Muchas gracias

  3. Jehová ayuda a estos hermanos para que nosotros los menos agraciados podamos entender y meditar en estas reflexiones gracias hermano.

  4. Lo cierto es que la Verdad le da elocuencia a los hermanos de una manera muy amena. Muy bueno el pensamiento de la Optica “El reino de Dios” y muy bien desarrollado. Me encanto y felicito al hermano por su habilidad escribiendo. Bendiciones del Reino.
    hna. Isabel Ramos

Los comentarios están cerrados.