Romanos 1-4

Puntos sobresalientes del libro de Romanos 1-4

¿Que puntos tienes que pude fortalecer nuestra fe?

Estos son algunos aspectos sobre los cuales podemos meditar:

(Romanos 1:11-12) Porque anhelo verlos, para impartirles algún don espiritual a fin de que se les haga firmes; 12 o, más bien, para que haya un intercambio de estímulo entre ustedes, por cada uno mediante la fe del otro, tanto la de ustedes como la mía.w06 1/5 págs. 18-19 párrs. 6-7Pastores que son “ejemplos del rebaño”6 Los amorosos pastores cristianos procuran interesarse por cada una de las ovejas de la congregación (Filipenses 2:4). Una forma de conocerlas mejor es participando con ellas en la predicación pública. Jesús solía predicar acompañado de sus discípulos y aprovechaba tales ocasiones para animarlos (Lucas 8:1). Un pastor cristiano experimentado dice: “Creo que una de las mejores maneras de conocer y alentar a un hermano o una hermana es participando juntos en el ministerio del campo”. Si no ha tenido la oportunidad de salir al ministerio con uno de los ancianos recientemente, ¿por qué no lo hace pronto?7 El amor movió a Jesús a compartir las alegrías y tristezas de sus seguidores. Por ejemplo, cuando 70 discípulos regresaron muy contentos de la predicación, Jesús “se llenó de gran gozo” (Lucas 10:17-21). Sin embargo, “cedió a las lágrimas” al ver cuánto había afectado la muerte de Lázaro a María y a sus familiares y amigos (Juan 11:33-35). De igual modo, los pastores amorosos de hoy no son indiferentes a los sentimientos de las ovejas. Por el amor que les tienen, ‘se regocijan con los que se regocijan’ y ‘lloran con los que lloran’ (Romanos 12:15). Al pasar por situaciones alegres o tristes en la vida, no temamos contar a los pastores cristianos cómo nos sentimos. Ver nuestra alegría los animará, y conocer las pruebas a las que nos enfrentamos les permitirá fortalecernos y confortarnos (Romanos 1:11, 12; 1 Tesalonicenses 1:6; 3:1-3).w00 1/7 pág. 11 Declaremos con entusiasmo las buenas nuevas13 También predicamos por amor a la gente y para no tener culpa de sangre (Ezequiel 33:8; Marcos 6:34). Guarda relación con esta afirmación lo que Pablo dijo al hablar de las personas que no pertenecían a la congregación cristiana: “Tanto a griegos como a bárbaros, tanto a sabios como a insensatos, soy deudor” (Romanos 1:14). Pablo sentía que declarar las buenas nuevas era una deuda que tenía con las personas, pues la voluntad de Dios es “que hombres de toda clase se salven” (1 Timoteo 2:4). Hoy día sentimos el mismo amor por nuestro semejante y la misma obligación para con él. El amor de Jehová a la humanidad lo motivó a enviar a su Hijo a la Tierra para que muriera por ella (Juan 3:16). Fue un gran sacrificio. Imitamos el amor de Jehová cuando dedicamos tiempo y energías a hablar a los demás de las buenas nuevas de salvación basadas en el sacrificio de Jesús.(Romanos 1:16) Porque no me avergüenzo de las buenas nuevas; son, en realidad, el poder de Dios para salvación a todo el que tiene fe, al judío primero, y también al griego; it-1 pág. 1036 Gran pacienciaEl significado literal de la expresión hebrea que se traduce “tardo para la cólera” (en algunas versiones, “paciente”) es: “largura de ventanas de la nariz [donde se enciende la cólera]”. (Éx 34:6; Nú 14:18; véase CÓLERA.) La palabra griega ma·kro·thy·mí·a, que se traduce “gran paciencia”, significa literalmente “largura de espíritu”. (Ro 2:4, Int.) Tanto en hebreo como en griego, la expresión denota longanimidad, ser tardo para la cólera. La palabra española “paciencia”, que forma parte de la expresión “gran paciencia”, transmite las ideas de aguante, conformidad, tolerancia, calma, resignación o demora. “Gran paciencia” significa más que solo aguantar cosas molestas, envuelve reprimirse deliberadamente, la capacidad de padecer sin rebelarse o sin desesperarse.w91 15/5 pág. 16 párr. 2 Tengan gran paciencia para con todos2 A pesar de que el pueblo dedicado de Jehová ha experimentado persecución y dificultades, ha disfrutado de las bendiciones de un paraíso espiritual. Sí, los hechos muestran que los cristianos ungidos empezaron a disfrutar de ese paraíso en el año 1919. ¿Qué da cuenta de este paraíso espiritual? En primer lugar, esas condiciones paradisíacas existen entre el pueblo de Jehová porque Dios ha restaurado a sus siervos ungidos a su “tierra”, o condición, de adoración pura. (Isaías 66:7, 8xe “Isaías 66:7, 8”.) El paraíso espiritual florece también porque todos los que están en él manifiestan los frutos del espíritu de Dios. La gran paciencia es uno de ellos. (Gálatas 5:22, 23xe “Gálatas 5:22, 23”.) La importancia de esta cualidad con relación a nuestro paraíso espiritual puede verse por esta declaración del erudito William Barclay: “No puede existir compañerismo cristiano sin makrothumia [gran paciencia]. […] Y la razón para eso es que makrothumia es la gran característica de Dios (Romanos 2:4; 9:22xe “Romanos 2:4 9:22”)” (Palabras Griegas del Nuevo Testamento [versión de Javier J. Marín], página 150). ¡Eso muestra la importancia de la gran paciencia!w07 1/9 pág. 21 párrs. 2-3Padres, eduquen a sus hijos con amor2 Hoy vivimos muy adentrados en los últimos días. Tal como estaba profetizado, en la sociedad actual es frecuente que el amor brille por su ausencia. Aun dentro de las familias, muchos carecen de “cariño natural” y de “autodominio” y son “desagradecidos, desleales” y “feroces” (2 Timoteo 3:1-5). Al convivir día a día con personas así, es posible que acabemos imitando su mal ejemplo en el trato que damos a nuestra propia familia. Además, los padres luchan con la imperfección heredada de Adán, que les lleva a perder los estribos, decir cosas que no quieren y cometer errores de juicio (Romanos 3:23; Santiago 3:2, 8, 9).3 A pesar de estas dificultades, los padres pueden lograr que sus hijos sean personas felices y espirituales. ¿Cómo? Aplicando el siguiente consejo de la Biblia: “Efectúense todos sus asuntos con amor” (1 Corintios 16:14). Sin duda, el amor sirve de “vínculo perfecto de unión” (Colosenses 3:14). En su primera carta a los Corintios, el apóstol Pablo habla de las características del amor. Examinemos tres de ellas y veamos cómo pueden ayudarnos en la educación de los hijos (1 Corintios 13:4-8).w06 1/10 págs. 27-28 párrs. 7-8Esperar en Jehová nos infunde valor7 “Fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen”, puntualiza la Biblia (Hebreos 11:1). Como vemos, la esperanza no es un simple complemento de la fe, sino un elemento esencial de esta. Pensemos en Abrahán. Humanamente hablando, tanto él como su esposa, Sara, ya habían pasado la edad de tener hijos cuando Jehová les prometió un heredero (Génesis 17:15-17). Pero ¿cómo respondió Abrahán? “Aunque más allá de toda esperanza, basado todavía en esperanza tuvo fe, para llegar a ser padre de muchas naciones.” (Romanos 4:18.) Así es, la esperanza divina brindó una base firme para su fe en que tendría descendencia, y esa fe, a su vez, avivó y fortaleció su esperanza. Tanto es así, que él y Sara tuvieron el valor de dejar su hogar y sus parientes, mudarse al extranjero y vivir el resto de sus días en tiendas de campaña.8 Abrahán mantuvo viva su esperanza obedeciendo a Dios en todo, aun en los casos más difíciles (Génesis 22:2, 12). De igual modo, si obedecemos y perseveramos en el servicio de Jehová, nos sentiremos más seguros de la recompensa. Pablo escribió que “el aguante” tiene como resultado “una condición aprobada”, y esta, “a su vez, [produce] esperanza, y la esperanza no conduce a la desilusión” (Romanos 5:4, 5). Por esta razón, el apóstol también indicó: “Deseamos que cada uno de ustedes muestre la misma diligencia a fin de tener la plena seguridad de la esperanza hasta el fin” (Hebreos 6:11). Esta actitud positiva, que se basa en una buena relación con Jehová, nos ayudará a afrontar los problemas con ánimo e incluso con gozo.