¿CUÁL ES LA MANERA CORRECTA DE TRADUCIR HEBREOS 1:8?

Si comparamos la forma de traducir Hebreos 1:8 del griego bíblico a idiomas modernos (como el inglés o el español) entre algunas versiones, veríamos que puede haber ciertas diferencias.

Para que poder hacernos una idea sobre cuáles son esas diferencias y conocer las razones de tales discrepancias, comparemos la traducción de ese versículo en dos diferentes versiones. Veamos primero cómo traduce Hebreos 1:8, 9 la Traducción del Nuevo Mundo, edición con referencias, revisión de 1987 (TNM):

  • Pero respecto al Hijo: “Dios es tu trono para siempre jamás, y [el] cetro de tu reino es el cetro de rectitud. Amaste la justicia, y odiaste el desafuero. Por eso Dios, tu Dios, te ungió con [el] aceite de alborozo más que a tus socios”.

  • Veamos ahora cómo traduce estos versículos la versión Reina-Valera, revisión de 1960 (RV60):

  • Mas del Hijo dice: “Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros”.

  • La diferencia principal entre estas dos versiones está en la primera frase del versículo 8 que, según RV60, dice: “Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo”. Sin embargo, TNM dice: “Dios es tu trono para siempre jamás.

    Aunque la diferencia aparentemente es pequeña, tiene su importancia. Hebreos 1:8 es un texto que usan algunas iglesias que afirman ser cristianas para probar que Jesús es Dios. Así, las versiones que, como TNM, lo traducen de una manera en la que no se llama “Dios” a Cristo suelen ser criticadas con dureza por ciertas personas.

    Si queremos saber exactamente qué es lo que la Biblia enseña en este texto tenemos que apartar nuestros prejuicios y hacer un detenido exámen sobre este asunto

    ¿Cuál es la manera correcta de traducir este versículo?

    Para poder responder esta pregunta, tomemos en cuenta el interesante comentario publicado en la revista sobre temas bíblicos:

    En los días de Pablo y de los otros escritores neotestamentarios (y, de hecho, durante los siguientes siglos), la gente escribía de una forma llamada scriptio continua, o sea, no existía ningún tipo de separación entre palabras, frases o párrafos, y no había ningún signo de puntuación. Los textos fluían en continuas corrientes de letras, dejando a los copistas y traductores modernos con la necesidad de tomar decisiones importantes respecto de cada frase, de cada cláusula y, de hecho, de cada palabra del manuscrito. Las traducciones modernas del Nuevo Testamento se basan, por lo general, en un texto crítico griego ampliamente aceptado, como The Greek New Testament, de Sociedades Bíblicas Unidas, o el Novum Testamentun Graece, de Nestle-Aland.

    Pero los editores de estas ediciones no siempre están de acuerdo respecto de dónde deben hacerse divisiones o dónde deben colocarse los signos de puntuación. Ocasionalmente, algunos traductores, basados en su propia forma de entender los escritos del Nuevo Testamento, no concuerdan con la segmentación y puntuación que se encuentran en esas ediciones críticas. Sus decisiones pueden crear verdaderas diferencias en el significado, como puede comprobarse si se comparan algunas traducciones modernas.
    (Así se escribieron los manuscritos del Nuevo Testamento, un artículo de Roger L. Omanson en la revista Traducción de la Biblia, vol. 9 [1999], nº 1, páginas 11 y 12; publicada por las Sociedades Bíblicas Unidas).

    Como vemos, es un hecho que los manuscritos del Nuevo Testamento (NT) más antiguos no tenían puntuación. Por lo tanto, ningún erudito bíblico puede asegurar hoy en día cual es la “verdadera puntuación” de estos escritos. Los editores y traductores deciden, a la luz de su propia interpretación del texto bíblico, la que les parece más adecuada.

    Una traducción literal al español de ese versículo, tal como está en griego bíblico, en mayúsculas y sin separaciones entre palabras ni signos de puntuación, se lee como sigue:

    MASRESPECTOALHIJOELTRONODETIELDIOSHASTAELSIGLODELSIGLO

    MAS-RESPECTO-AL-HIJO-EL-TRONO-DE-TI-EL-DIOS-HASTA-EL-SIGLO-DEL-SIGLO

    Este puede ser el dilema para un traductor: Dónde colocar los signos de puntuación y cómo estructurar la oración de una forma gramaticalmente correcta en español. Por ejemplo, una opción sería:

    “MAS RESPECTO AL HIJO, TU TRONO EL DIOS HASTA EL SIGLO DEL SIGLO”

    Esta es la puntuación que ofrecen, entre otros, The Greek New Testament (SBU, 4ª edición, 1993); el texto maestro griego de J. J. Griesbach (1806); y la Vulgata Latina (del siglo V E.C.) Según esta puntuación, la traducción más exacta sería la que ofrece la TNM.

    Es interesante que, en este punto, examinemos la variación que se ha producido en la traducción de Heb 1:8 en la última revisión de la versión Reina-Valera publicada por las Sociedades Bíblicas Unidas (SBU), la de 1995, y la diferencia de significado que esta provoca. La Reina-Valera revisada en 1995 (RV95) traduce este versículo de la siguiente manera:

    “Pero del Hijo dice: Tu trono, Dios, por los siglos de los siglos”.

    Si se detiene usted a apreciarlo, notará que la RV95 ha eliminado la interjección sintomática “oh” (interjección que no existe en el texto griego) antes de la palabra “Dios” en Heb 1:8. Esta interjección era la que convertía a la palabra “Dios” en un vocativo referido a Cristo o, lo que es lo mismo, la que hacía posible que la única forma de interpretar este versículo fuera aquella en la que a Jesús se le llama “Dios”. El pequeño cambio introducido por los revisores de la RV95 permite entender este versículo de dos formas distintas, a saber:

  • Tomando la palabra “Dios” como vocativo referido a Cristo (como en RV60).
  • Entendiendo que la palabra “Dios” es un nominativo, (predicado en este caso) que acompaña al sujeto, trono. De este trono, sobre el que se apoya Cristo, se dice o predica que es Dios.
  • Se puede afirmar, entonces, que la segunda interpretación posible en RV95 es la misma que ofrece la TNM. Ahora bien: ¿Es gramaticálmente correcta esta interpretación? Respecto a esta cuestión, A. T. Robertson (un erudito en gramática griega y protestante conservador) hizo el siguiente comentario sobre esta frase en su libro Robertson`s NT Word Pictures en CD-Rom:

    {Oh Dios} (ho theos). Esta cita (la quinta) está tomada del Sal 45.7. Una oda nupcial hebrea (epitalamio ), dedicada a un rey que aquí se considera mesiánico. No es seguro si ho theos es, en este texto, un vocativo (con la forma del nominativo, como en Jn 20.28, donde se dirige al Mesías como theos, lo que es posible, Jn 1.18), o si ho theos es un nominativo (sujeto o predicado) que tiene el verbo estin (es) sobreentendido: “Dios es tu trono” o “Tu Trono es Dios”. Cualquiera de estos sentidos es correcto.

    Robertson afirma que es posible que ho theos [lit.:“el Dios”] sea un vocativo o un nominativo; ambas opciones son posibles. O, lo que es lo mismo, que sólo por la gramática, nadie podría asegurar cuál de las dos interpretaciones es la correcta. Ambas traducciones serían aceptables.

    También, Robert Young (un erudito presbiteriano, autor de la versión de la Biblia conocida como A Literal Translation of The Bible, y de la concordancia bíblica Analitycal Concordance to The Bible) escribió en su comentario de la Biblia Concise Critical Comments on The Holy Bible lo siguiente respecto a Hebreos 1:8:

    [OH DIOS.] Este es un caso claro en el que Cristo es llamado “Dios”, pero como el v. 9 habla de Dios como su “Dios”, no podemos recalcar que aquí se prueba la suprema divinidad del Salvador; además puede ser perfectamente traducido por “Dios es tu trono —por los siglos de los siglos”; en cualquier caso, se aplica solo al trono mediador.

    Como vemos, Young explica en este comentario que es correcto traducir Hebreos 1:8 de las dos maneras mencionadas al principio y que no se puede usar este texto para probar la “divinidad suprema del Salvador”.

    Por lo tanto, y resumiendo lo analizado hasta ahora, vemos que es debido a que el griego bíblico se escribía en letras mayúsculas (unciales), sin separar una palabras de otras ni usar signos de puntuación, el que se pueda traducir Heb 1:8, de una manera gramaticálmente correcta, de la forma como lo hacen ambas versiones.

    Hebreos 1:8 en otras versiones

  • Traducción en lenguaje actual: “Su reinado, como el de Dios, durará para siempre”
  • Biblia de Jerusalén: “Tu trono es eterno, como el de Dios”.
  • El Libro del Pueblo de Dios. La Biblia: “Tu trono, como el de Dios, permanece para siempre”.
  • Nueva Biblia Española: “Tu trono, como el de un dios, permanece para siempre”.
  • Biblia del Peregrino: “Tu trono, como el de un Dios, permanece para siempre”.
  • La Biblia. Serafín de Ausejo y equipo interconfesional: “Tu trono, cual de Dios, es eterno, para siempre”.
  • La Biblia. Editorial La Casa de la Biblia: “Tu trono, como el de Dios, es eterno”.
  • The New English Bible. Oxford/Cambridge: “Your throne is like God’s throne, eternal” (Español: “Tu trono es como el trono eterno de Dios”).
  • Revised Standard Version , 1952: “Your divine throne endures for ever and ever” (Español: “Tu trono divino dura siempre y para siempre”).
  • A New Translation of The Bible. James Moffatt, 1950: “Your throne shall stand for evermore” (Español: “Su trono permanece para siempre”).
  • The Holy Scriptures According to the Masoretic Text: “Thy throne given of God is for ever and ever” (Español: “El trono que Dios le ha dado existe para siempre”).
  • La Biblia traducida por Moses Katznelson: “El trono que te dio Dios es por siempre y para siempre”.
  • Sagrada Biblia, Nácar-Colunga: “Tu trono subsistirá por siempre jamás”.
  • La Sagrada Escritura por profesores de la Compañía de Jesús: “Tu trono, ¡oh Poderoso!, será por siempre jamás”.
  • El contenido es propiedad de Testigos Defendidos www.tjdefendidos.org
    Reproducido con autorización del articulo original en http://www.tjdefendidos.org/biblia/hebreos1-8.htm
    tjUtil no se hace responsable del contenido de este articulo. Lo publicamos “tal cual” del original para información de los lectores del blog y para que ellos mismos puedan sacar sus propias conclusiones. Para cualquier aclaración sobre el tema del articulo, por favor,  diríjase a la fuente original.