UN MANUSCRITO EN COPTO MUESTRA LA CORRECTA TRADUCCIÓN DE JUAN 1:1

Manuscrito del Evangelio Copto de Juan

Es historia conocida que cuando el Comité de la Traducción del Nuevo Mundo publicó en la década de 1950 la porción de Juan 1:1c, tal como “la Palabra era un dios”, algunos académicos en griego de tendencia trinitaria calificaron esta traducción como “gramaticalmente imposible”. Algunos ahora dan el siguiente argumento:

“Como no es difícil comprobar que este un no está presente en la traducción del griego y es sencillamente un “agregado”, los testigos de Jehová han justificado el error de traducción inventando una nueva regla gramatical. Afirman que como en griego no existe una palabra para indicar la idea de uno, y, por lo tanto, cuando una palabra no lleva el artículo determinado (o, h, to, en griego; el, la, lo, en castellano), debe colocarse delante los artículos un o una. Esta regla es falsa, primero porque en griego sí hay palabras para expresar la idea de uno, una sin que tenga que suplirlas el traductor. Una de ellas es “eiV” , “mia”, “en”  (uno, una, uno), que Juan utiliza repetidas veces en Juan 1,40; 6,8.70.71; 7,21.50; 9,25; 10,16.30; 11,49-50.52; 12,2.4; 13,21.23; 17,11.21.22.23; 18,14.22.26.39;19,34, etc. La otra es tiV, ti (uno-a-o ó alguno-a-o), que también es utilizada repetidas veces en el Nuevo Testamento. Si Juan hubiera deseado decir que la Palabra (Cristo) era un dios, hubiera recurrido con toda seguridad al empleo de eiV o de tiV.”

El comentario anterior, muestra un argumento poco serio en términos de traducción, en el cual generaliza el uso de los numerales y pronombres indefinidos como única herramienta para denotar indefinición en un sustantivo predicativo sin artículo. Es cierto que la carencia del artículo indefinido a veces es suplida en koiné por los numerales o pronombres indefinidos, pero esto no es siempre el caso.

El griego koiné es una mixtura de griego clásico con semitismos. El griego clásico no usa los numerales para suplir indefinición. El koiné también, como el anterior, usa en muchos casos sustantivos sin artículos cuando estos son indefinidos, y no es cierto que en koiné deban usarse “con toda seguridad” el numeral eiV o el pronombre indefinido tiV en correspondencia al artículo indefinido “un”, que sí existe en el griego moderno, pero que no existe en griego clásico (ático), ni en el griego koiné. 

Aquí se afirma que el Comité de la Traducción del Nuevo Mundo ha inventado una regla para traducir Juan 1:1c, agregando un artículo indefinido que no aparece, pero lo que hay que entender es que al traducir de una lengua a otra, las palabras “agregadas” muchas veces son fundamentales para un correcto entendimiento. Lo que revela un  manuscrito de fines del siglo II, que contiene la traducción del Evangelio de Juan al Copto, confirma este criterio de traducción.

Historia del Copto

El copto es el descendiente directo de la lengua hablada en el antiguo Egipto y que aparece escrita en jeroglífico y en los alfabetos hierático y demótico. El alfabeto copto es una versión ligeramente modificada del alfabeto griego, con algunas letras tomadas directamente del demótico. Como lengua cotidiana tuvo su apogeo entre el siglo III y el siglo XII. En la actualidad sobrevive como lengua litúrgica de  la Iglesia Ortodoxa Copta.

A partir del año 100, antes de nuestra era, el antiguo sistema de escritura demótico fue sustituido por una adaptación del alfabeto griego al que se denomina alfabeto copto, que con la difusión del cristianismo alcanzó nivel literario, siendo la traducción de la Biblia al copto sahídico (mediados del siglo III) de enorme importancia al respecto.

La lengua copta tiene seis dialectos, siendo los más importantes el sahídico y el bohaírico, asociados respectivamente con el Alto y el Bajo Egipto. El copto fue una lengua hablada por los cristianos nominales egipcios en el dialecto sahídico hasta que fue reemplazado por el dialecto bohaírico en la liturgia eclesiástica en el siglo XI.

El artículo definido

El copto cuenta con artículos definidos, que era inexistentes en egipcio clásico, procedentes de demostrativos (tal como sucede en las lenguas románicas):

masculino. p- / pi / pe,

fem. t- / ti / te; con plural en n-.

Ejemplos: rôme ‘hombre’, p.rôme ‘el hombre’; n.rôme ‘los hombres’; p.saje ‘la palabra’; ti.polis ‘la ciudad’, n.halate ‘los pájaros.

El artículo indefinido

Era inexistente en egipcio antiguo tal como sucede en latín, evoluciona a partir del numeral para ‘1’ ou: ei ‘casa’, ou.ei ‘una casa’, hen.ei ‘unas casas’.

Antiguas traducciones

La lengua original en la que se escribieron los Evangelios en el siglo I, con la excepción del Evangelio de Mateo, fue el griego koiné. Para alrededor del año 200, de nuestra era, se han encontrado traducciones de los Evangelios en latín, siriaco y copto.

Para ilustrar veamos el original de Juan 1:1 en koiné:

en arch hn o logoV kai o logoV hn proV ton qeon kai qeoV hn o logoV

(en principio era el logos y el logos estaba con el dios y dios era el logos)

El griego koiné, carece de artículo indefinido, por lo cual, es materia de gran de discusión por parte de los académicos si el sustantivo qeoV en la cláusula kai qeoV hn o logoV” debe traducirse “el logos era Dios” o “el logos era un dios”.

En cambio, las antiguas versiones latinas de Juan 1:1 traducen de esta manera:

In initio erat verbum, et verbum erat apud deum, et deus erat verbum”.

Lo cual literalmente se traduce:

“En inicio era verbo, y verbo estaba con dios, y dios era verbo”

El latín, al carecer de artículo definido y de indefinido, obliga al traductor a  guiarse solo del contexto para traducir la definición o indefinición de un sustantivo predicativo en una cópula. Por lo tanto, el traductor debe añadir los artículos correspondientes cuando traduce al latín: “En [el] inicio era [el] verbo”

Note que si no atendemos al contexto podríamos traducir Juan 1:1b del latín como “y el Verbo estaba con [un] dios” y esto gramaticalmente sería correcto, pero se entiende que “apud deum” se refiera a “con Dios”, lo que en koiné sí está claro por la aplicación del artículo definido.

El Comité de la Traducción del Nuevo Mundo ha manifestado —otros académicos también— que la simple lógica del texto impide traducir “el Logos era Dios”, dado que la cláusula precedente dice que “el Logos estaba con Dios”. Por el contrario, la mayoría de las Biblias traducidas por las iglesias trinitarias traducen “el Verbo era Dios”, causando confusión al presentar al Hijo de Dios como el mismo Dios con el que está.

El Evangelio en copto

¿De dónde procede?

El manuscrito copto donde aparece Juan 1:1 es el papiro PARIS Reinach (De Rioci) ff. 36 col. I, II-5 X 9-5 (8-8)  y se encuentra en la Bibliothèque Nationale de París. El papiro está datado a finales del siglo II e.c. (la evidencia interna muestra que los traductores tenían acceso a algunos de los manuscritos más antiguos del evangelio de Juan, como p66 and p75, del siglo II).

Papiro Bodmer P75

El Evangelio de Juan en copto sahídico, es un

manuscrito que data de finales del siglo II, de

nuestra era, el cual ha sido muy poco difundido,

tal vez porque revela el gran error de la mayoría

de las traducciones de Juan 1:1c. Este manuscrito

fue traducido a la lengua inglesa en 1911 por el

ministro religioso George William Horner. En el libro

The Text of the New Testament (Eerdmans, 1987),

Kurt and Barbara Aland, editores de críticas textuales

del griego del Nuevo Testamento, dicen:

“El Nuevo Testamento en Copto, está entre los

recursos primarios   para el texto del Nuevo Testamento.

Tan importante como el latín y el Siriaco, y es de

gran importancia para conocer cómo se desarrolló el texto

en Egipto”.

El Evangelio Copto de Juan, muestra gran afinidad con el papiro Bodmer P75, escrito en griego proveniente de Alejandría a finales del siglo II, uno de los más antiguos que contienen el prólogo del Evangelio de Juan.

Este manuscrito Copto, muestra Juan 1:1 de la siguiente manera:

Transliteración:


1:1a Hn tehoueite nefshoop nci pshaje (en el principio era la palabra)

1:1b Auw pshaje nefshoop nnahrm pnoute (y la palabra estaba con el dios)

1:1c Auw neunoute pe pshaje ( y un dios era la palabra)

La siguiente tabla muestra lo que significa cada palabra:

auw
“y”

ne
Prefijo verbal que denota tiempo pasado, es decir, “era” o “estaba”

u
Artículo indefinido en copto, “un”

noute
“Dios”

pe
Partícula en copto que significa “ser” o “este es”

p
Artículo definido masculino en copto

shaje
“Palabra”

Por lo tanto Juan 1:1c dice literalmente: “y era un dios (ne-u-noute) la Palabra”. Note que se colocó el artículo indefinido “u” antes de “noute”. Por lo tanto el traductor no consideró el sustantivo sin artículo qeoV como indicando una identidad con “el Dios” (pnoute) con quien estaba la Palabra, por lo que usó el artículo indefinido.

La cláusula precedente que es  Juan 1:1b, dice literalmente: “y la Palabra estaba con el dios (pnoute)”. Note que el traductor tradujo literalmente “el dios” (pnoute) y no solamente “dios” (noute). El artículo indefinido en Copto Sahídico se utiliza en dos contextos, para  para designar al sustantivo como miembro de una clase y para cuando el sustantivo al que aplica lo señala como cualitativo. Por lo cual, existen dos opciones en las que puede entenderse la traducción del manuscrito copto, “la Palabra era divina” o tal como literalmente dice: “la Palabra era un dios”. Lo que está descartado es la traducción “la Palabra era Dios” (o “el Dios”),  porque a  “noute” (dios) en Juan 1:1b  se le aplicó el artículo definido; y al de Juan 1:1c se le aplicó el indefinido, lo cual se hizo claramente para distinción, de la misma manera que la Traducción del Nuevo Mundo hace.

En el apéndice 6-A de la Traducción del Nuevo Mundo Con Referencias, se reconoce que ambas traducciones (“divino” o “un dios”), son correctas en el contexto, porque los traductores han entendido que qeoV en Juan 1:1c es “primariamente cualitativo”, pues se trata de “un sustantivo predicativo que precede al verbo”, lo cual no descarta que sea indefinido (Véase el artículo ¿Cómo debería traducirse Juan 1:1?). Se debe entender que el contexto indica que “la Palabra” es el Hijo de Dios, por lo que no es el único al que se le puede calificar como qeoV. El artículo indefinido en español es apropiado para no contradecir la cláusla precedente.

Ahora veamos la construcción del griego original de Juan 18:40:

hn de o barrabaV lhsthV”

literalmente : (era pero el Barrabás ladrón)

En Copto se tradujo:

barabbas de neusoone pe

pero Barrabás era un ladrón (ne-u-soone)

Aquí vemos que en el griego koiné empleado por Juan usó el sustantivo sin artículo lhsthV —ladrón—, sin emplear el numeral eiV o el pronombre indefinido  tiV, simplemente porque el koiné sigue en muchos casos la costumbre del griego clásico de omitir el artículo definido en un sustantivo para mostrar indefinición. Los traductores del griego al copto a finales del siglo II de nuestra era, en plena moda del koiné, conocían esto muy bien y por el contexto insertaron el artículo indefinido.

Ahora veamos el texto de Hechos 28:6 en tres diferentes versiones

Biblia de Jerusalén

Ellos estaban esperando que se hincharía o que caería muerto de repente; pero después de esperar largo tiempo y viendo que no le ocurría nada anormal, cambiaron de parecer y empezaron a decir que era un dios.

Griego koiné (original):

oi de prosedokwn auton mellein pimprasqai h katapiptein afnw nekron. epi polu de autwn prosdokwntwn kai qewrountwn mhden atopon eiV auton ginomenon metabalomenoi elegon auton einai qeon.

Copto Sahídico

ntoou de neuCwSt nswF pe Hws eFnaSwHb hnFHe eHrai Hn ouSsne nFmou eueiorm de nswF nounoC nkoou auw eunau Je mpelaau mpeqoou taHoF auktoou peJau Je ounoute pe.

Note que en el texto original en griego koiné, el sustantivo qeoV está sin artículo en acusativo, y no es precedido por ningún numeral o pronombre indefinido, sin embargo el contexto indica que es un sustantivo indefinido, ya que fue a Pablo al que habían llamado “dios”, por lo que los que tradujeron al copto en el siglo II, tuvieron que agregar el artículo indefinido y de la misma manera que los traductores de la Biblia de Jerusalén.

Los críticos de la Traducción del Nuevo Mundo siempre han mostrado un intento desesperado por hacer a Jesús el mismo Dios que el Padre. La Traducción del Nuevo Mundo es coherente con el contexto bíblico y con la sintaxis del griego koiné.

El contenido es propiedad de Testigos Defendidos www.tjdefendidos.org
Reproducido con autorización del articulo original en http://www.tjdefendidos.org/biblia/manuscrito.htm
tjUtil no se hace responsable del contenido de este articulo. Lo publicamos “tal cual” del original para información de los lectores del blog y para que ellos mismos puedan sacar sus propias conclusiones. Para cualquier aclaración sobre el tema del articulo, por favor,  diríjase a la fuente original.