¿Enseña 2 Pedro 1:1 y Tito 2:13 que Jesús sea Dios mismo?

Hay quienes afirman que dos versículos que muestran claramente que Cristo es el mismo Dios que el Padre, son Tito 2:13 y 2 Pedro 1:1, y que la Traducción del Nuevo Mundo oculta deliberadamente este hecho. Una afirmación sin base.

La regla gramatical del griego Grandville Sharp es usada para traducir Tito 2:13 y 2 Pedro 1:1 de la forma tradicional. Dicha regla cuenta con el respaldo de todas las iglesias que creen en la Trinidad. Y por supuesto, los testigos de Jehová son acusados de violar esta regla. Pero veamos en qué consiste la regla de Sharp, y si es posible gramaticalmente traducir de acuerdo a la Traducción del Nuevo Mundo analizando otras secciones de las Escrituras que emplean expresiones similares a las de Tito 2:13 y 2 Pedro 1:1.

¿En qué consiste la regla de Sharp?

“En griego, cuando dos sustantivos del mismo caso están conectados por medio de kai (“y”), y el artículo definido (“el”) es usado en ambos sustantivos, se trata de diferentes personas o cosas. Si solo el primer sustantivo tiene el artículo, el segundo sustantivo se refiere a la misma persona o cosa mencionada primero”. (Curtis Vaughn, and Virtus Gideon, A Greek Grammar of the New Testament, Nashville, Broadman Press, 1979, p. 83.)

Esta regla, sin embargo, no se aplica a nombres propios. Ilustraremos esto con un par de ejemplos en español:

1) El jefe y el médico Carlos

Aquí es evidente que se trata de dos personas diferentes, “el jefe” y “el médico”. El artículo aplicado a los dos sustantivos establece la diferencia y sólo Carlos es el médico.

2) El jefe y médico Carlos

El sustantivo “jefe” tiene el artículo y el sustantivo médico no. Por lo tanto “el jefe” es el “médico Carlos”. Entonces los sustantivos “jefe” y “medico” se refieren a la misma persona.

Esta regla es muy natural en nuestro idioma. Pero, ¿conocían esta “regla” los que escribieron el griego koiné en el primer siglo? El Dr. Nigel Turner (trinitario) confiesa:

“Desafortunadamente, en este período del griego, nosotros no podemos estar seguros si tal regla es decisiva. A veces el artículo definido no se repite hasta cuando hay una clara separación en idea”.  (Grammatical Insights into the New Testament,1965)

Esto indica que en el griego koiné es apropiada que la frase: “el jefe y médico Carlos” describa a dos personas diferentes. Si este fuera el caso, de acuerdo al contexto, el traductor al español tiene que agregar el artículo definido de acuerdo a nuestras reglas gramaticales, para hacer clara la distinción.

La cuestión sobre 2 Pedro 1:1


Analicemos ahora los versículos en cuestión:

“Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 1:1 — Reina Valera 1995)

La Traducción del Nuevo Mundo lo vierte así:

“Simón Pedro, esclavo y apóstol de Jesucristo, a los que han obtenido una fe, tenida en igualdad de privilegio con la nuestra, por la justicia de nuestro Dios y de[l] Salvador Jesucristo”

La mayoría de las versiones bíblicas tradicionales vierten 2 Pedro 1:1 de manera que Cristo aparece como “Dios” y “Salvador”. La Traducción del Nuevo Mundo añade conforme a derecho el artículo definido “el” para distinguir entre “nuestro Dios” y “el Salvador Jesucristo”. Para una mejor comprensión de este texto veamos el griego original de 2 Pedro 1:1

en   dikaiosunh  tou qeou  hmwn  kai  swthroV   Ihsou  Cristou

en justicia de el dios nuestro y salvador jesús cristo Traducción literal

El Comité de la Traducción del Nuevo Mundo concluyó que el artículo definido “el” (tou , “el” en genitivo) está implícito antes de swthroV (“Salvador”) y después de la conjunción kai (“y”). De acuerdo a esto, 2 Pedro 1:1 es traducido del griego así:

en   dikaiosunh  tou qeou  hmwn  kai  [tou]  swthroV   Ihsou  Cristou

en justicia de el Dios nuestro y de [el]  salvador Jesús Cristo — Traducción literal

Sin embargo la Traducción del Nuevo Mundo no es la única que traduce de esta manera. Observe cómo traduce la American Standard Version:

“in the righteousness of our God and the Saviour Jesus Christ”

En la justicia de nuestro Dios y de[l] Salvador Jesucristo — Traducción al español

¿Porqué estas dos traducciones añaden el artículo definido el y las otras traducciones no? Porque el contexto bíblico indica que “el Dios” (o qeoV en nominativo que flexiona a  tou qeou en el caso genitivo) es un título que le corresponde al Padre de Jesucristo. (Véase el tema ¿Cómo debería traducirse Juan 1:1? para entender la importancia del artículo definido y sus declinaciones).

En cambio, los traductores de tendencia trinitaria, quieren identificar a Jesús y al Padre como el mismo Dios (o qeoV) y aplican la “regla” de Sharp para esta finalidad. Tal como ya se ha mencionado, en el griego koiné es posible que dos sustantivos conectados con kai, (“y”) el primero con artículo y el segundo sin el artículo, puedan denotar dos personas diferentes. Por ejemplo note cómo traduce la Septuaginta Proverbios 24:21:

fobou ton qeon uie  kai basilea

La traducción literal es:

“teme [a] El Dios hijo y rey”.

Este versículo, “el Dios” y “rey” están en el mismo caso acusativo. El término “hijo” está en vocativo. Note que basilea (“rey”) carece de artículo y sin embargo, todas las traducciones al inglés y al español le han agregado el artículo definido el delante de rey. Veamos las traducciones de este versículo:

“Hijo mío, teme al Señor y honra al rey”.  (Nueva Versión Internacional)

“Hijo mío, teme al SEÑOR y al rey”. (La Biblia de las Américas)

“My son, fear the LORD and the king”. (New King James Version)

Para continuar ejemplificando este asunto, veamos cómo está traducido en la Reina-Valera 2 Tesalonicenses 1:12: “por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo”. Veamos el griego original de este texto:

kata thn  carin  tou qeou hmwn  kai kuriou  Ihsou Cristou

según la gracia de El Dios nuestro y Señor Jesús Cristo”Traducción literal

Este versículo contiene la misma estructura que 2 Pedro 1:1 y Tito 2:12, con la diferencia de que en lugar de “Salvador” aparece el vocablo “Señor”. También en este versículo kuriou carece de artículo definido y, no obstante, la Reina-Valera y la Nueva Versión internacional agregan el artículo definido el delante de “Señor”. Seguramente los traductores de estas dos versiones han entendido que en 2 Tesalonicenses 1:12 hay dos seres distintos, “el Dios nuestro” (tou qeou hmwn)  y el “Señor Jesucristo” (kuriou  Ihsou Cristou). Evidentemente, el apóstol Pablo no necesitó colocar el artículo definido el antes de Señor (kuriou).

Hay que admitir que gramaticalmente este versículo pudiera traducirse: “según la gracia de nuestro Dios y Señor Jesucristo”, y, sin embargo, estas versiones —siendo trinitarias— no aplican la Regla de Sharp, porque entendieron que el conjunto de palabras “Señor Jesucristo” son designadas al Hijo de Dios, mientras que el sentido absoluto del término “Dios” es aplicado únicamente al Padre como parte de su naturaleza e identidad.

Sobre el título “Salvador”

En 2 Pedro 1:1 a Jesús se le llama “Salvador”. ¿Podríamos tener en swthroV +  Ihsou  Cristou un nombre propio para el Hijo de Dios? Las Santas Escrituras nos muestran con toda claridad que Dios el Padre comparte con su Hijo Jesucristo el título “Salvador”. Sin embargo, los que creen en la Trinidad dicen que el título “Salvador” dado a Jesús indica que él es Dios mismo. Contrario a este pensar, la Biblia dice: “Al Dios único, nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor” (Judas 25). El Padre es nuestro Salvador porque es proveedor y fuente de salvación. Jesucristo es Salvador por ser enviado del Padre y porque por medio de su sacrificio llega a ser mediador de la fuente de la salvación.  En 1 Juan 4:14, el apóstol Juan dice: “Además, nosotros mismos hemos contemplado —y de ello estamos dando testimonio— que el Padre ha enviado a su Hijo como Salvador del mundo.”

Por lo tanto, expresión “Salvador Jesucristo” de 1 Pedro 1:1 (swthroV   Ihsou  Cristou) pudo tomarse naturalmente ( para un lector cristiano del primer siglo) como un nombre propio compuesto para el Hijo de Dios,  tal como lo es el de “Señor Jesucristo”. Esto de ninguna manera enseña que Jesús sea Dios, o que su naturaleza divina sea absoluta como la de su Padre.

La opinión de Orígenes de Alejandría

Remitiéndonos a fuentes históricas, los escritos de los “padres“ de la iglesia nos muestran que en los primeros siglos, después de la muerte del apóstol Juan, nadie creía que Jesús fuera Dios por el simple hecho de ser llamado “Salvador”. Orígenes de Alejandría, erudito en griego koiné, escribió a principios de los años 200:

“Y el Salvador dice en plegaria hacia al Padre: Para que sepan que tú eres el único Dios verdadero” (Comentario en Juan, Libro II,2)

Orígenes aplica el título “Salvador” y lo distingue del “único Dios verdadero”. Ireneo, obispo de Lyon, antes de Orígenes, a fines del siglo II, escribe sobre Jesús :

“Y el nombre de “Salvador” [le corresponde] porque es causa de salvación para todos los que, desde entonces, fueron liberados “. (Demostración de la Predicación Apostólica)

Esto prueba que el título “Salvador”, por sí solo, podía señalar a Jesucristo.

El contexto bíblico es decisivo

Puesto que 2 Pedro 1:1 tiene la misma estructura gramatical de 2 Tesalonicenses 1:12, es comprensible por qué el artículo definido está implícito justo antes de “Salvador”, tal como la Traducción del Nuevo Mundo y la American Version Standard hacen.

Teniendo dos posibilidades de traducción, debemos atender a la  traducción que se apega al contexto. Ya hemos mencionado que “el Dios”(o qeoV) es un título que se aplica al Padre y no a Jesús; la única excepción la tenemos para Satanás en 2 Corintios 4:4. El versículo que le sigue a 2 Pedro 1:1 es determinante para la correcta elección:

“Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios (tou qeou) y de nuestro Señor Jesús”.

(2 Pedro 1:2 Reina Valera 1995)

En este versículo el apóstol Pedro hace una clara distinción entre “el Dios” y “nuestro Señor Jesús“ Esto indica lo contradictorio que sería identificar a Jesucristo como “el Dios” (tou qeou) en el versículo anterior. Ahora juntaremos los dos primeros versículos de 2 Pedro1 para ilustrar cómo un lector en griego debió entender esta diferencia entre “el Dios” y “Jesús”:

“…. en   dikaiosunh tou qeou hmwn  kai swthroV Ihsou  Cristou ” — 2 Pedro 1:1

“…. en epignwsei  tou qeou kai  Ihsou tou kuriou  hmwn ” — 2 Pedro 1:2

Observe que el apóstol Pedro dejó en el versículo 2 el criterio para que swthroV lo apliquemos en el versículo1  a Jesucristo y no a Dios (tou qeou).

La opinión de los eruditos

En cuanto a estos versículos, veamos lo que dice el Dr. Jason BeDuhn, profesor asociado de estudios religiosos del Departamento de Humanidades, Artes y Religión de la Universidad de Northen Arizona, en un capítulo de su libro Verdad en la Traducción:

“Todas las traducciones que nosotros estamos comparando mantienen apropiadamente la distinción entre “Dios” y “Jesús nuestro Señor” en el versículo 2, mientras que la mayoría ignora esto en el versículo 1. Sin embargo, la estructura gramatical de las dos sentencias es idéntica, haciendo bastante dudoso que deberían traducirse de diferente manera. En inglés [o en español], nosotros tenemos un artículo antes de un sustantivo común (el salvador) y sin uno, antes de un nombre (Jesús); pero eso es apropiado para una expresión en inglés [o en español], no en el griego original. Esos quienes defienden las traducciones que leen como si se hablara solo de Jesús en Tito 2:13 y Pedro 1:1, tratan de distinguir esos dos pasajes de ejemplos paralelos que yo he dado como algo llamado “Regla de Sharp”.

En 1778, el teólogo amateur Grandville Sharp, publicó un libro en el cual, él argumentó que cuando dos sustantivos de la misma forma (“caso”) están juntos por una “y” (kai), y sólo el primero tiene el artículo, los sustantivos identifican lo mismo. Un profundo examen de su muy usada “regla”, muestra que esto es una ficción elaborada por un hombre que tuvo una agenda teológica para crear esto, a saber, para probar que los versículos que estamos examinando en este capítulo, llaman a Jesús “Dios”.

“La Regla de Sharp” no sobrevive a un profundo escrutinio […] El problema no es con la honestidad de Sharp en su aplicación, sino con la premisa por la cual él hizo su trabajo. Él ignoró el hecho de que la lengua griega no está circunscrita al Nuevo Tetamento. […] Si nosotros  cambiamos al standard de la gramática griega, tal como la de Smyth, no encontramos tal “Regla de Sharp”. Pero sí encontramos muchas “reglas” que pueden ubicarse en los patrones que Sharp ideó para el Nuevo Testamento.

Smyth, sección 1143, dice: “Un único artículo, usado con el primero de dos o más sustantivos produce el efecto de una sola noción”. Esto suena a un gran parecido con la regla de Sharp , ¿no es así? Pero ¿qué significa aquí una única noción? Smyth da dos ejemplos: “Los generales y capitanes (el comando de oficiales)”; “Las largas y pequeñas naves (La flota entera)”. Usted puede ver de esos ejemplos que los dos sustantivos que están combinados con una “y” no son idénticos. Las palabras individuales no representan la misma cosa. En cambio, por ser combinadas ellas sugieren un todo. Los generales y los capitanes juntos hacen más general la categoría de “comandos oficiales”, lo cual no necesariamente los identifica con la misma cosa. Esto está bien aclarado por Smyth en la sección 1144: “Un artículo repetido le da fuerza a cada palabra”. Entonces, cuando un escritor quiere distinguir con agudeza dos cosas, él o ella, usarían el artículo en cada sustantivo; pero cuando dos cosas de alguna manera trabajan juntas o pertenecen a una amplia total unificación, el artículo es omitido en el segundo sustantivo. Otras “reglas” que se establecen por un examen de toda la literatura griega también pueden tomar cuenta para lo que nosotros vemos en Tito [2:13] y 2 Pedro [1:1]. La ausencia del artículo antes de “Salvador” podría estar bien explicado por la sección 1129 de la gramática de Smyth: “Palabras que denotan personas, cuando ellas son usadas de una clase, pueden omitir el artículo”. Smyth da los ejemplos “hombre”, “soldado” y “dios”. “Salvador” claramente encaja en la misma descripción. O uno puede también considerar la sección 1140: “Varios apelativos, tratados como nombres propios, pueden omitir el artículo.” Smyth aquí usa el ejemplo de “rey”; el término “Salvador” ciertamente podría tener el mismo nivel de definición para un escritor cristiano.”

“Mientras que nosotros estamos sujetos en la  tentativa de Sharp de distinguir nombres personales de títulos personales en la construcción de su regla, esto aclararía que “ho theos” (“el Dios”) funciona como un nombre propio (“Dios”) en el Nuevo Testamento. Entonces a través de una estricta lectura de la “Regla de Sharp”, esto hasta dejaría de aplicar a los versículos en que Sharp desearía.

(TRUTH IN TRANSLATION – UNIVERSITY PRESS of AMERICA, INC. ) (Subrayado nuestro).

La cuestión sobre Tito 2:13


Para aclarar la traducción de Tito 2:13 presentaremos su estructura en griego:

“doxhV tou megalou qeou kai swthroV  hmwn   Ihsou Cristou”

“la gloria de el gran dios y salvador nuestro jesus cristo — Traducción literal

¿Sería  posible considerar a Jesucristo como “el gran Dios” (tou megalou qeou)? La Biblia no apoya ese concepto. (Juan 17:3; Juan 14:28; Lucas 18:18,19; Marcos 13:32)

El testimonio de los “padres apostólicos”

Los llamados “padres apostólicos”, por ser discípulos directos de los apóstoles también distinguieron entre “el gran Dios” (el Padre) y Jesucristo:

“paz del Dios Todopoderoso y Jesucristo nuestro Salvador os sea multiplicada” (Policarpo discípulo de Juan, “Carta a los Filipenses”)

Por lo tanto, en Tito 2:13  tenemos que hacer la distinción entre “el gran Dios” y “Jesucristo”. Esto indica que debemos entender implícito el artículo definido delante de swthroV . Podemos ilustrarlo así:

“h doxhV tou megalou qeou kai [tou] swthroV  hmwn   Ihsou Cristou”

Esto leería el texto en igual sentido que la Traducción del Nuevo Mundo:

“…la gloria del Gran Dios y del Salvador nuestro Jesucristo”.

Los eruditos concuerdan

Según An Idiom Book of New Testament Greek, por C.F.D. Moule, Cambridge, Inglaterra, 1971, p.109, dice que “del Gran Dios, y de nuestro Salvador Jesucristo” […] es posible en griego koiné, hasta sin la repetición [del artículo indefinido]”.

Un estudio detallado de la construcción de Tito 2:13 se halla en The Authorship of the Fourth Gospel and Other Critical Essays, por Ezra Abbot, Boston, 1888, pp.439-457. En la página 452, dice:

“Tómese un ejemplo del Nuevo Testamento. En Mateo XXI,12 leemos que Jesús ‘echó a todos los que estaban vendiendo y comprando en el templo’, touV   pwloutaV kai agorazontaV. No es razonable suponer que aquí se describa a las mismas personas vendiendo y comprando. En [el evangelio de] Marcos se diferencia a las dos clases mediante la inserción de touV antes de agorazontaV; aquí se confía en que la inteligencia del lector hará la distinción. En el caso que consideramos [Tito 2:13], la omisión del artículo antes de swthroV no parece que presente dificultad, no porque swthroV se haya definido lo suficiente por la añadidura de hmwn, sino porque, tanto a Dios como a Cristo frecuentemente se les llama ”nuestro Salvador”, h doxhV tou megalou qeou kai swthroV  hmwn. Por sí solo se entendería muy naturalmente que se refiere a un solo sujeto, a saber, Dios, el Padre; pero al añadir Ihsou Cristou a swthroV  hmwn cambia por completo el caso, restringiendo el swthroV  hmwn a una persona o ser, que según el uso acostumbrado del lenguaje que hace Pablo, se distingue de la persona o ser a quien él designa como o qeoV [el Dios], de modo que no hubo necesidad de repetir el artículo para evitar ambigüedad”

Versiones que concuerdan con la Traducción del Nuevo Mundo

Otras versiones bíblicas traducen Tito 2:13 de forma parecida a la Traducción del Nuevo Mundo:

“del gran Dios y de nuestro Salvador Cristo Jesús” (Nácar-Colunga)

“del gran Dios, y de nuestro salvador Jesu-Cristo” (Nuevo Testamento de Pablo Besson, Buenos Aires.)

“del gran Dios y de Cristo Jesús nuestro salvador” (The New Testament in Modern English, J.B. Phillips, Nueva York).

“del gran Dios y de nuestro Salvador Cristo Jesús” (The New American Bible, Nueva York y Londres)

No hay base para acusar a la Traducción del Nuevo Mundo de violar un regla auténticamente anacrónica, maquillada en favor de la Trinidad. Tampoco tuerce por ignorancia o deliberadamente el griego, pues existen otras traducciones y respetables autoridades en la materia que concuerdan con la Traducción del Nuevo Mundo. Esta traduce 2 Pedro 1:1 y Tito 2:13 en armonía con el contexto bíblico que diferencia al Padre, el Dios, de su Hijo Jesucristo.

El contenido es propiedad de Testigos Defendidos www.tjdefendidos.org
Reproducido con autorización del articulo original en http://www.tjdefendidos.org/biblia/tito2-13.htm
tjUtil no se hace responsable del contenido de este articulo. Lo publicamos “tal cual” del original para información de los lectores del blog y para que ellos mismos puedan sacar sus propias conclusiones. Para cualquier aclaración sobre el tema del articulo, por favor,  diríjase a la fuente original.